Biografía


MARISA, UN ESTILO INCONFUNDIBLE

Permanecer en la memoria colectiva de un pueblo como el chileno, es una proeza y si lo anterior sucede en el mundo del espectáculo, una hazaña.

Marisa lleva en este quehacer cuarenta años de plena vigencia, su caso es digno de destacar, ella ha luchado durante todos estos años por mantener su presencia apelando a su talento y vocación. Sin mas apoyo que su calidad artística, ha mantenido una carrera sin interrupciones.

En estos cuarenta años el público fiel de Marisa ha acudido a sus presentaciones, comprobando que no es una cantante de laboratorio, ella canta y encanta, no ha necesitado de adornos extras para refrendar en cada actuación su talento. Sus cuerdas vocales se mantienen en perfectas condiciones, gracias a su constante evolución y a una vida completa dedicada al público.

Es para Marisa un orgullo pertenecer a la “Nueva Ola” de los años 60, sus canciones son cita obligada en la programación de las radios y el fenómeno ha traspasado las generaciones. En su trayectoria ha sumado, más que restado y es así como los padres, hijos y nietos saben de Marisa y conocen su repertorio.

Nunca quiso ser estrella, pero lo es, a ella le gusta denominarse “una obrera de la canción”, no importa el lugar de actuación, el artista da categoría al sitio, una y otra vez ha recorrido Chile.

Hagamos un poco de historia: Marisol Rabanal Muñoz ese es su nombre. Nació en La Calera y desde temprana edad supo que el canto sería su norte, integró varios conjuntos el sello Polydor supo de su personalidad y creyó en ella.

Luis Dimas fue su padrino “Tu Cambiarás” fue el mayor éxito del año ´64. A partir de ello Chile gana una gran interprete, Marisa. Instalándose en el pentagrama de la música chilena.

Canciones como “Llorando en el andén”, “Ni tú, ni yo”, “Ruego”, “Miénteme”, “Lágrimas y Mar”, “En este momento”, “Luna Lunera” son prueba de su amplio repertorio. Marisa puede interpretar un bolero, un tango, una balada, soul, salsa, música tropical, etc. y es reconocible. Su voz tiene un estilo personal. No hay en Chile una cantante que interprete como Marisa.

Su talento es medido en el festival de Viña del Mar de 1971 y el éxito es rotundo, se alza como la chilena más destacada con la canción “Si me miran a los ojos”. Gana “Gaviota de Plata” y la Quinta Vergara se ilumina de antorchas. Esa es una de las tantas veces que ella ha tocado el cielo con su éxito “Si me miran a los ojos”. Es número uno en popularidad y venta no sólo en Chile, sino también es conocida en Perú, Bolivia, Ecuador y Cuba.

Esa noche memorable de Viña del Mar, rinde sus frutos y como premio es nombrada la representante de Chile en todos los festivales del mundo.

Marisa viaja a Grecia, Polonia, Isla de Malta, España, Portugal y Brasil, logrando sonados éxitos.

En el festival de Isla de Malta, Marisa es coronada como la “Mejor Interprete” y se transforma en la primera cantante chilena que gana un festival extranjero.

Obtiene un tercer lugar en el festival de Polonia, es destacada como una de las mejores cantantes en las “Olimpiadas de la Canción de Atenas”. Actúa en la televisión italiana y española, es un suceso en Portugal y Brasil. El jurado de Viña del Mar no se equivocó y Marisa responde con gran personalidad y talento. Nuevas canciones logran suceso en Chile. “Canción de una esperanza” y “De qué te quejas”, muestran a una nueva Marisa, interpretando canciones de fuerte contenido social.

Actúa en Venezuela, Argentina y Paraguay, pero ella siempre vuelve a su país, siempre fue el sostén de su madre y a ella se dedicó en cuerpo y alma. Su quehacer musical, muchas veces pasó a segundo lugar, si esto era sinónimo de alejarse de sus raíces.

Así es Marisa, buena hija, amiga y gran artista.

En los años ´80 siguió batallando y los contratos nunca han faltado, ella siempre ha vivido de la música. Ha sido profeta en su tierra.

En los años ´90, y gracias a la Televisión Nacional de Chile y su programa “Siempre Lunes” la nueva ola vuelve a sonar con fuerza en los medios, el público siempre les apoyó, pero esta actuación les sirve a todos los cantantes de este movimiento para rectificar su vigencia. Comienzan a recorrer Chile y la respuesta es la de siempre, el cariño de los chilenos un fenómeno irrepetible y nunca superado. En este grupo Marisa se destaca con brillo propio, su calidad basada en trabajo y el respeto del público, hacen decir que Marisa canta mejor que nunca.

En el año 2001 participó con éxito en Festival de Viña del Mar, integrando la nueva ola chilena, obteniendo, la segunda “Gaviota de Plata” y le mayor rating de ese festival. Participó con los Hermanos Zabaleta, Luis Dimas, Luz Eliana, Peter Rock y Larry Wilson en “El Clan de la Nueva Ola”, con una gira a lo largo de Chile con gran éxito.

Actuó en el cambio de milenio para todo Chile y el mundo con la Nueva Ola, en un escenario monumental en la Alameda, frente al palacio de La Moneda, transmitido por Televisión Nacional de Chile.

Los últimos años han sido de gran actividad para Marisa, realizando presentaciones tanto dentro como fuera de Chile. Destacando su actuación para la colonia chilena residente en Miami el año 2006 en esa misma ciudad y sus apariciones en los canales de televisión chilena. Además de su constante participación en los diversos escenarios nacionales, etc. Dando muestra de la vigencia plena de una gran cantante...”Marisa, un estilo inconfundible”